UPR-RLC: CoViD-19 Relief Opportunities

 

 

1. Ley de Asignaciones Suplementarias para la Preparación y Respuesta ante el Coronavirus
Coronavirus Preparedness and Response Supplemental Appropriations Act
Ley Pública 116-123. Ley federal promulgada el 6 de marzo de 2020.

DESCRIPCIÓN GENERAL: Provee asignaciones de emergencia suplementarias por valor de $8,300 millones en el año fiscal 2020 para combatir la propagación de la enfermedad del coronavirus 2019 (CoViD-19, por su acrónimo en inglés).
Esta ley dispone:

  • Más de $4,000 millones para hacer disponibles tratamientos, más pruebas de diagnóstico, invertir en el desarrollo de una vacuna, e identificar y prevenir la escasez de los equipos médicos manufacturados en el extranjero y asegurar su calidad e integridad;
  • $2,200 millones para los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), incluidos cerca de $1,000 millones para esfuerzos de respuesta en el nivel local y estatal;
  • $20 millones para préstamos de asistencia por desastre para pequeños negocios; y
  • $1,250 millones para el Departamento de Estado federal y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés).

2. Ley de Respuesta al Coronavirus Familias Primero
(Families First Coronavirus Response Act)
Ley Pública 116-127. Ley federal promulgada el 18 de marzo de 2020.

DESCRIPCIÓN GENERAL: Ley destinada a responder a los impactos económicos de la pandemia del coronavirus CoViD-19. Provee fondos para:

a) Pruebas gratuitas de coronavirus,
b) Días de licencia con paga para los trabajadores afectados por la pandemia: 14 días; y
c) Aumento a los fondos para cupones de alimentos.

Se destacan las disposiciones de esta ley en torno a LAS LICENCIAS DE EMERGENCIA:
A. Licencia por Enfermedad (sick leave): Un patrono con menos de 500 empleados debe permitir que un empleado elegible tome la “Licencia por Enfermedad de Emergencia con Paga” (emergency paid sick leave).

  • La ley Familias Primero cubre a ciertos patronos gubernamentales también.
  • Aplica a todos los empleados del patrono que se cuenten entre los 500 empleados que hacen elegible al patrono para los beneficios de la ley.
  • A los empleados que son proveedores de servicios médicos o socorristas de emergencia, su patrono no está obligado a conceder la Licencia por Enfermedad de Emergencia con Paga.
  • Para poder hacer uso del Licencia por Enfermedad de Emergencia con Paga el empleado debe caer en alguna de las siguientes categorías:
    1. Estar en cuarentena,
    2. Haber recibido la recomendación de hacer una cuarentena de parte de un médico
    (autocuarentena),
    3. Tener síntomas de CoViD-19 y estar en espera de un diagnóstico.
  • Al empleado elegible a quien se le concede esta licencia se le debe pagar a su tarifa regular, hasta un máximo de $511 por día o $5,110 en total.
  • El patrono no puede requerir a un empleado, como condición para recibir este beneficio, que éste encuentre un trabajador de reemplazo para cubrir su turno. Tampoco puede requerirle al empleado que utilice el tiempo con paga ya acumulado bajo otras categorías de licencia (es decir, en vacaciones, u o licencia personal o por enfermedad), antes de concederle la Licencia por Enfermedad de Emergencia con Paga de esta ley.
  • Además, un empleado que está en la circunstancia de:
    1. Estar cuidando a una persona en cuarentena o a quien un médico le recomendó hacer cuarentena
    (autocuarentena), o
    2. Estar cuidando a un niño cuya escuela o lugar de cuido, debido a las precauciones contra el CoViD-19:
    a. ha cerrado o
    b. no está disponible,

    …puede hacer uso de la Licencia por Enfermedad de Emergencia con Paga hasta un máximo de $200 por día o $2,000 en total.
    o Para poder recibir el beneficio por estar cuidando a un hijo, se debe cumplir con los requisitos de que:

    1. La relación del empleado con el niño sea de:
    (a) hijo biológico,
    (b) hijo adoptivo,
    (c) proveerle hogar de crianza,
    (d) hijastro o pupilo legal, o
    (e) quien ocupa el lugar padre o madre del niño, y
    2. La persona a quien el empleado tiene que cuidar debe ser:
    (a) un menor de 18 años o
    (b) una persona incapaz de cuidarse a sí misma debido a una discapacidad mental o física.
  • La licencia por enfermedad de emergencia con paga se debe conceder de manera adicional a cualquier beneficio que el empleado ya acumule, y no puede reducir los beneficios o derechos existentes del empleado.
  • Un empleado a tiempo completo puede tomar hasta 80 horas de licencia por enfermedad de emergencia con paga. Un empleado a tiempo parcial puede tomar hasta la cantidad de horas que trabaja en un período promedio de dos semanas.
  • El empleado debe notificar al patrono con la mayor anticipación posible.
  • Después de tomar la Licencia por Enfermedad de Emergencia con Paga, el patrono puede requerir que el empleado le continúe notificando para seguir beneficiándose de la Licencia por Enfermedad de Emergencia con Paga.
  • Esta licencia vence el 31 de diciembre de 2020.
  • La licencia por enfermedad por emergencia con paga no utilizada no se transfiere al año siguiente, de manera que el patrono no está obligado a pagar la parte no utilizada de esta licencia si la relación de empleo termina.
  • El patrono recibe créditos fiscales reembolsables para compensar por el costo de proporcionar a los empleados la licencia de enfermedad pagada de emergencia, sujeto a ciertos límites máximos. Este crédito fiscal constituye una reducción dólar por dólar de la porción del impuesto por seguro social que le corresponda al patrono. Un trabajador por cuenta propia puede aplicar este crédito a su impuesto de autoempleo.

B. Licencia Médico-Familiar de Emergencia (emergency family and medical leave): Un patrono privado con menos de 500 empleados en cada día de trabajo de cada una de 20 semanas calendario o más del año actual o el anterior, debe conceder una Licencia Médico-Familiar de Emergencia al empleado que cumpla con ciertos requisitos.

  • La ley aplica a todos los empleados del patrono que se cuenten entre los 500 empleados que hacen elegible al patrono para los beneficios de la ley.
  • A los empleados que son proveedores de servicios médicos o socorristas de emergencia, su patrono no está obligado a conceder la Licencia Médico-Familiar de Emergencia.
  • Esta licencia está disponible para el empleado que no puede trabajar o teletrabajar porque necesita cuidar a un niño menor de 18 años y la escuela o el lugar de cuido del niño está cerrado o no está disponible debido a la emergencia de salud pública CoViD-19.
  • El empleado puede tomar hasta 12 semanas de licencia médica familiar de emergencia.
  • Los primeros 10 días de la Licencia Médico-Familiar de Emergencia pueden ser no pagados, pero se debe autorizar al empleado el uso de su tiempo de vacaciones pagas acumuladas durante esos primeros 10 días.
  • No tiene derecho a las 12 semanas de Licencia Médico-Familiar de Emergencia cubiertas por esta ley, el empleado que ya haya tomado 12 semanas de licencia bajo la Ley de Licencia Médico-Familiar en los últimos 12 meses. Sin embargo, el empleado en dichas circunstancias podría tener derecho a dos semanas de Licencia por Enfermedad de Emergencia con Paga.
  • Pasados los primeros 10 días de la licencia médico-familiar de emergencia aquí descrita, el patrono debe seguir concediendo licencias y pagar al empleado por lo menos dos tercios (2/3) de su salario habitual por el número de horas programadas.
  • Si la cantidad de horas del empleado varían, entonces su número habitual de horas programadas debe basarse en el promedio de horas programadas del empleado durante los últimos 6 meses o en la expectativa razonable del patrono de horas de trabajo del empleado al momento de la contratación.
  • El pago máximo requerido es de $200 por día o hasta $10,000 en total para el empleado.
  • Después de regresar de la Licencia Médico-Familiar de Emergencia, el patrono debe devolver al empleado a su antiguo puesto. Sin embargo, un patrono con menos de 25 empleados no necesita restablecer al empleado en su antiguo puesto si el mismo ya no existe, aunque el empleado sí debe ser restaurado en el puesto más tarde si el mismo se restablece antes de 12 meses o el final de la emergencia CoViD-19, lo que ocurra primero.
  • El patrono recibe créditos fiscales reembolsables para compensar por los salarios pagados a empleados durante la Licencia Médico-Familiar de Emergencia y el costo del seguro de salud grupal correspondiente al periodo de las licencias médico-familiares de emergencia de sus empleados. Este crédito fiscal es una reducción dólar por dólar de la porción del impuesto por seguro social que le corresponda al patrono. Un trabajador por cuenta propia puede aplicar este crédito fiscal a su impuesto de autoempleo.

Comentarios del Profesor Jaime Sanabria
En una entrevista de Microjuris, el profesor Sanabria comentó lo siguiente:

[S]i el empleado es elegible para alguna de las dos licencias nuevas que provee [la Ley de Respuesta al Coronavirus Familias Primero], es importante que el patrono sepa que es el empleado quien puede decidir qué licencia agotará primero. En ese sentido, el empleado puede decidir si agotar primero la licencia de enfermedad para situaciones de emergencia creada por la ley federal o la licencia que tiene que ver con la enmienda a la [Ley de Licencia Médico-Familiar] (FMLA).
El patrono tiene que consentir a la voluntad de ese trabajador. En primer lugar, [tiene que]respetar el uso y la utilización de esa licencia y después el empleado va a tener el derecho a utilizar [cualesquiera]otras licencias estatales o que por manual de empleados el patrono le haya reconocido.

3. Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por el Coronavirus
o “Ley CARES”, por su acrónimo en inglés.
(Coronavirus Aid, Relief and Economic Security Act / “CARES Act”)
Ley Pública 116-136. Ley federal promulgada el 27 de marzo de 2020.

DESCRIPCIÓN GENERAL: Esta ley se aprobó para mitigar el impacto de la recesión económica activada por la pandemia mundial del coronavirus CoViD-19, y tiene un valor total de $2,000 millones. La ley dedica una financiación gubernamental histórica a apoyar a las empresas grandes y pequeñas, las industrias, los individuos y las familias, los trabajadores esporádicos o por proyecto (gig workers) y los contratistas independientes, y los hospitales. En particular, la Ley CARES:

  • Asigna…
    o $150,000 millones para los estados y localidades que luchan contra la pandemia y
    o $130,000 millones para el sistema de servicios médicos;
  • Ofrece alivio financiero mediante dos grupos de fondos para programas de préstamos específicos que administrará la Administración Federal de Pequeños Negocios (SBA, por sus siglas en inglés):
    o El Programa de Protección de Nómina (PPP, por sus siglas en inglés) (Paycheck Protection Program). Un programa nuevo con $349,000 millones asignados a apoyar a las pequeñas empresas a mantener su nómina y sufragar algunos gastos generales durante el período de emergencia. Su objetivo es que las empresas puedan pagar los salarios a sus trabajadores y empleados durante el período de la emergencia.
    o El Préstamo por Daños Económicos a Causa de Desastre (EIDL, por sus siglas en inglés) (Economic Injury Disaster Loans). Un programa que ya existía, al que la Ley CARES asigna fondos para brindar un alivio económico a la empresa que esté experimentando una pérdida de ingresos debido a la pandemia, que consiste de un préstamo con una subvención potencial incluida de manera automática.

    La Guía de la SBA permite al dueño de negocio pequeño solicitar un préstamo PPP además de uno EIDL, siempre y cuando no utilice los fondos de un préstamo para los mismos gastos que utiliza el otro préstamo.

  • El programa de Asistencia por Desempleo Pandémico (PUA, por sus siglas en inglés) (Pandemic Unemployment Assistance) también se establece mediante la Ley CARES, al:
    o Proveer fondos para suplementar el Seguro por Desempleo para personas elegibles para recibir estos beneficios normalmente, y
    o Asignar fondos para extender la elegibilidad para los beneficios del seguro por desempleo a trabajadores que no estarían normalmente cubiertos, incluidos los trabajadores por cuenta propia y los contratistas independientes, y personas cuyos negocios han dejado de funcionar o cuyos servicios se han reducido significativamente como resultado directo de la pandemia.

A. Programa de Protección de Nómina (PPP)

  • Es elegible, para acceder a fondos de préstamo bajo el PPP, cualquier:
    ✔ negocio,
    ✔ organización sin fines de lucro,
    ✔ organización de veteranos o
    ✔ negocio tribal,

    que tenga:

    ✔ menos de 500 empleados (o cumpla con el estándar de la SBA si tiene más de 500 empleados), o
    ✔ menos de 500 empleados por localidad física, en el caso de las empresas de servicios de alimentos o de servicios de alojamiento.
  • La organización o negocio elegible puede recibir un préstamo por interrupción del negocio (Small Business Interruption loan) por hasta 2.5 veces su nómina mensual promedio, hasta un máximo de $10 millones.
  • Condiciones del préstamo:
    o El préstamo se puede usar para cubrir la nómina y los salarios, y los gastos generales esenciales, incluidos el pago de los intereses, el alquiler y los servicios públicos (utilidades).
    o Las cuotas no se cobran.
    o No se requieren garantías colaterales ni personales.
    o Los pagos se aplazan por un mínimo de seis meses, y hasta por un año, y no hay penalidades por pago anticipado.
    o La mayoría o la totalidad del préstamo es condonable. Se puede perdonar el capital del préstamo hasta el costo total de la nómina, los pagos de intereses de la hipoteca, el alquiler, los pagos de servicios públicos y cualquier otro salario adicional pagado a los empleados que recibían propinas, durante el período de ocho semanas posterior al cierre del préstamo. Sin embargo, la cantidad que se puede perdonar también puede reducirse en la proporción de cualquier reducción en el número medio de empleados durante ese período.
  • Además, se autorizan $10,000 millones en subvenciones de emergencia para
    o pequeñas empresas,
    o organizaciones privadas sin fines de lucro,
    o empresas de propiedad exclusiva,
    o cooperativas agrícolas y
    o empresas propiedad de los empleados,

    que pueden convertirse en anticipo de los préstamos condonables antes mencionados.

  • Asigna $17,000 millones a pagar, por un período de seis meses, el capital, los intereses y las comisiones de los préstamos existentes a pequeñas empresas, garantizados por el gobierno federal.
  • Destina $1,000 millones a la administración, capacitación, consultoría y educación relacionadas con estos programas de préstamos.

B. Asistencia por Desempleo Pandémico (PUA, por sus siglas en inglés)
(Pandemic Unemployment Assistance)

  • Consiste de hasta 39 semanas de beneficios, según las semanas de desempleo que una persona experimente desde después del 2 de febrero de 2020 y hasta la semana que termina el 31 de diciembre de 2020, según la fecha en que la personase haya visto afectada directamente por la pandemia.
  • Para ser elegible para los beneficios de la PUA, la persona tiene que no ser elegible para los beneficios regulares del Seguro por Desempleo en su estado u otro estado, y ni para los beneficios del Seguro Estatal de Incapacidad o el Permiso Familiar Pagado.

En PUERTO RICO

  • Una persona puede ser elegible para recibir PUA, SI:
    o Es empleado por cuenta propia,
    o Está en búsqueda de empleo a tiempo parcial,
    o No tiene suficiente historial de trabajo para cualificar para compensación por desempleo regular,
    o Ha agotado todos sus derechos para recibir compensación por desempleo regular o beneficios extendidos.
  • Entre los empleados o trabajadores por cuenta propia, se encuentran :
    o Dueños de negocios,
    o Contratistas independientes,
    o Trabajadores esporádicos o por proyecto, y
    o Trabajadores de ciertas entidades religiosas.
  • Para ser elegible, la persona también debe cumplir con uno de los siguientes requisitos:
  • o Haber sido diagnosticada con el CoViD-19, o tener síntomas del CoViD-19 y estar buscando un diagnóstico médico.
    o Tener un miembro de su familia diagnosticado con el CoViD-19.
    o Estar cuidando a un miembro de su familia o de su hogar que ha sido diagnosticado con el CoViD-19.
    o Estar cuidando a un niño u a otro integrante de su hogar, quien que no puede ir a la escuela o un lugar de cuido debido al CoViD-19.
    o No poder trabajar porque un profesional de la salud le aconsejó que estuviera en cuarentena debido a preocupaciones relacionadas con el CoViD-19, sea porque ha dado positivo o porque ha estado expuesto a alguien contagiado o con sospecha de contagio.
    o Haber estado programado para iniciar un trabajo que ya no está disponible como resultado directo de la emergencia de salud pública causada por el CoViD-19.
    o Haberse convertido en el sustento familiar o apoyo principal del hogar porque la cabeza de familia ha muerto como resultado directo del CoViD-19.
    o Haber tenido que dejar el trabajo como resultado directo del CoViD-19.
    o Que el lugar donde trabaja haya cerrado como resultado directo del CoViD-19.
    o No poder trasladarse a su lugar de trabajo como resultado directo de la emergencia de salud pública por el CoViD-19.
    o Haber sido alguien que trabajaba como contratista independiente con ingresos reportados y el COVID-19 ha limitado significativamente su habilidad para continuar prestando sus servicios y/o le ha obligado a suspender la prestación de servicios por alguna de las razones antes mencionadas relacionadas al COVID-19.
  • No es elegible para recibir pago de beneficios de PUA una persona que no es ciudadana de los Estados Unidos, a menos que haya tenido un permiso legal para trabajar en los Estados Unidos en el momento en que prestó los servicios. Si una persona tenía autorización para trabajar, sería elegible para recibir los beneficios de PUA sólo por cada semana que cubra la autorización.
  • Una persona elegible para recibir PUA también recibirá $600 semanales correspondientes a la Compensación Federal por Desempleo Pandémico (Federal Pandemic Unemployment Compensation o FPUC). Los $600 semanales serán añadidos automáticamente a su beneficio de PUA. Los pagos de FPUC serán pagaderos a partir de la semana que terminó el 4 de abril de 2020. La última semana en que se pagará FPUC será la semana que termina el 25 de julio de 2020.

C. El Programa de Préstamos por Daños Económicos a Causa de Desastre (EIDL, por sus siglas en inglés) (Economic Injury Disaster Loans)

  • Provee un alivio económico a la empresa que esté experimentando pérdida de ingresos debido a la pandemia.
  • Un préstamo EIDL relacionado al CoViD-19:>/li>
    o Consiste de un anticipo condonable de hasta $10,000 dólares.
    o Para que una organización o negocio sea elegible, se debe tratar de una pequeña empresa, según el número de empleados (500 o menos).
    o El monto de un préstamo EIDL-CoViD-19 puede ser de hasta $2 millones.
    o Se puede usar para pagar deudas fijas, la nómina, las cuentas por pagar y otras facturas que no se pueden paga debido al impacto del desastre.
    o La tasa de interés es del 3.75% y el plazo del préstamo puede ser de hasta 30 años. El CoViD-19 EIDL incluye un aplazamiento automático de un año en el pago, aunque los intereses comienzan a acumularse cuando se desembolsa el préstamo.
    o El anticipo del préstamo debe llegar en unos pocos días, según la SBA.
    o La cantidad de la subvención (de hasta $10,000) asociada al préstamo EIDL, se determina según el número de empleados que tenga la empresa, a razón de $1,000 por empleado hasta una subvención máxima de $10,000. Así, si tiene tres empleados, recibirá $3,000 como anticipo subvencionado. Ese monto se deducirá del monto de condonación del préstamo de cualquier préstamo PPP que reciba. Debe llegar dentro de algunos días siguientes a la solicitud del préstamo EIDL. Si al fin y al cabo, sí califica para un EIDL, el dinero de la subvención es suyo y no tiene que ser devuelto.

4. Préstamos de asistencia a causa de desastre para Pequeños Negocios afectados por el Coronavirus CoViD-19 (Disaster Assistance Loans for Small Businesses Impacted by Coronavirus CoViD-19), administrados y distribuidos por la Administración Federal de Pequeños Negocios (SBA, por sus siglas en inglés).

DESCRIPCIÓN GENERAL: La SBA ofrece a los estados y territorios designados por Ley préstamos federales de bajo interés para aliviar el daño económico causado a las pequeñas empresas por el coronavirus (CoViD-19). Puerto Rico se encuentra entre los territorios designados por la ley.

  • A petición del gobernador de un estado o territorio, la SBA emitirá bajo su propia autoridad, según lo dispuesto por la Ley de Asignaciones Suplementarias para la Preparación y Respuesta ante el Coronavirus —Coronavirus Preparedness and Response Supplemental Appropriations Act—, una declaración de asistencia en la forma de préstamos por daños económicos a causa de desastre (EIDL).
  • Cualquier declaración de este tipo, emitida por la SBA pone los préstamos a disposición de las pequeñas empresas y organizaciones sin fines de lucro de las áreas designadas del estado o territorio, para ayudar a aliviar los daños económicos causados por el coronavirus (CoViD-19). Esto aplicará tanto a las declaraciones futuras como a las actuales, que estén relacionadas al CoViD-19.
  • La Oficina de Asistencia en Casos de Desastre de la SBA (Office of Disaster Assistance, ODA) coordinará con el Gobernador del estado o territorio para presentar la solicitud de asistencia de Préstamo para Lesiones Económicas por Desastre.
  • Una vez se hace la declaración para las áreas designadas dentro de un estado, la información sobre el proceso de solicitud de ayuda para Préstamos por Daños Económicos a Causa de Desastre se pondrá a la disposición de las comunidades afectadas.
  • Estos préstamos:
    o Pueden utilizarse para pagar deudas fijas, nóminas, cuentas por pagar y otras cuentas que no se pueden pagar debido al impacto del desastre.
    o La tasa de interés es del 3.75% para las pequeñas empresas sin crédito disponible en otros lugares; las empresas con crédito disponible en otros lugares no son elegibles.
    o La tasa de interés para las organizaciones sin fines de lucro es del 2.75%.
  • La SBA ofrece préstamos con reembolsos a largo plazo para mantener los pagos asequibles, hasta un máximo de 30 años. Los plazos se determinan caso por caso, según la capacidad de pago de cada prestatario.

5. Guía para la preparación de los lugares de trabajo para el virus
(Guidance on Preparing Workplaces for CoViD-19) OSHA 3990-03 2020

DESCRIPCIÓN GENERAL: Esta guía para los patronos no es una norma o reglamento, y no crea nuevas obligaciones legales. Contiene tanto recomendaciones como descripciones de las normas obligatorias de seguridad y salud. Las recomendaciones son de carácter consultivo, de contenido informativo y tienen por objeto ayudar a los patronos a proveer un lugar de trabajo seguro y saludable. La “Ley de seguridad y salud ocupacional” (Occupational Safety and Health Act, OSHA) requiere que los patronos cumplan con las normas y reglamentos de seguridad y salud promulgados por la OSHA o por un estado con un plan estatal aprobado por la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA). Además, la ley requiere que los patronos brinden a sus empleados un lugar de trabajo libre de peligros reconocidos que puedan causar la muerte o un daño físico grave (Cláusula del Deber General de la ley, Sección 5(a)(1)).

  • La OSHA recomienda clasificar la exposición de los trabajadores al SARS-CoV-2 para implementar los controles.
  • La clasificación tiene que ver con el nivel de riesgo, el cual depende en parte de:
    1. El tipo de industria, y
    2. La necesidad de contacto de menos de 6 pies de distancia de personas que se sabe o se sospecha que están infectadas con el SARS-CoV-2, o
    3. El requisito de contacto repetido o prolongado con personas que se sabe o se sospecha que están infectadas con el SARS-CoV-2.
  • Para ayudar a los patronos a determinar las precauciones adecuadas, la OSHA ha dividido las tareas laborales en <U>cuatro niveles de exposición al riesgo:
    1. Muy alto,
    2. Alto,
    3. Medio y
    4. Bajo.

6. Ley de Trabajo a Distancia del Gobierno de Puerto Rico. (PUERTO RICO)
Ley Núm. 36-2020 del 9 de abril de 2020

  • Ordena a las agencias, instrumentalidades y corporaciones públicas del Gobierno de Puerto Rico a adoptar las medidas necesarias para implementar un Programa de Teletrabajo, mediante el cual se le permite al empleado participante cumplir, parcial o totalmente, con los deberes y responsabilidades de su posición, desde su hogar o una oficina satélite de la entidad gubernamental a la cual pertenece.
  • Enmienda la “Ley para la Administración y Transformación de los Recursos Humanos en el Gobierno de Puerto Rico”, para establecer las funciones de la Oficina de Administración y Transformación de los Recursos Humanos en el Gobierno de Puerto Rico para dar cumplimiento a las disposiciones de esta Ley y para otros fines relacionados. (Enmienda específicamente el inciso (2) de la Sección 4.3 del Artículo 4 de Ley 8-2017, según enmendada.)

7. Ley Núm. 37-2020 del 9 de abril de 2020 (PUERTO RICO)
Mediante enmienda a la “Ley de Salario Mínimo, Vacaciones y Licencia por Enfermedad de Puerto Rico”:

  • Establece que, durante declaraciones de estado de emergencia decretados por el secretario del Departamento de Salud, el empleado que sufra o hubiera sospecha de que sufre la enfermedad o epidemia que provoque el estado de emergencia, una vez agotada la licencia por enfermedad a la que tiene derecho, podrá hacer uso de toda licencia de vacaciones que tuviere acumulada; y
  • Establece una licencia especial sin paga, por Emergencias declaradas por el Secretario del Departamento de Salud, de hasta diez (10) días laborables para aquellos empleados que, tras agotar todas las licencias por enfermedad y de vacaciones, según aquí contemplado, continúen sufriendo la enfermedad o epidemia que provoque el estado de emergencia.
  • Enmienda específicamente el Artículo 6 de la Ley 180-1998, según enmendada.

 

Back