Es urgente defender a la UPR

0

Por Vivian I. Neptune Rivera, Decana

viernes, 30 de abril de 2021
Es urgente defender a la UPR
La educación como herramienta de cambio social requiere la asignación de recursos suficientes para lograr su misión. Las nuevas generaciones de estudiantes graduados de escuela superior, que llevan tres semestres con educación a distancia, requieren una educación universitaria accesible y robusta en recursos humanos y materiales para brindarles el apoyo necesario para el desarrollo de su potencial. Por esa razón, hoy más que nunca es indispensable e impostergable detener los recortes a la Universidad de Puerto Rico y asignarle los recursos necesarios para su efectiva operación.
Como Decana de la Escuela de Derecho, institución fundada en el 1913, puedo dar fe de los inmensos sacrificios que hacen los estudiantes para completar sus estudios; la facultad para atemperar sus cursos a los retos de la virtualidad y realizar proyectos de investigación sin fondos institucionales; y los empleados, para de manera presencial y a distancia brindar los servicios y apoyo necesarios. Todo esto se hace con el mínimo de recursos, con plazas congeladas y reducción dramática de la plantilla docente y no docente.
Nuestra acreditación por la American Bar Association, en vigor desde el 1945, hoy corre peligro ante la falta de nuevos nombramientos docentes. Ante nuestra petición de reconsideración el Recinto acogió nuestros planteamientos y solicitó las dos plazas adicionales que tanto necesitamos. Vicepresidencia las aprobó pero no se ha generado la certificación de presupuesto para dar paso al reclutamiento. Historias similares se repiten en todas las Escuelas y Facultades del Recinto y de la UPR. El tiempo sigue pasando y no se ve una solución final a esta situación, que amenaza la existencia misma de nuestra institución.
Nuestros estudiantes actuales y los que muy pronto se unirán en agosto 2021, así como las comunidades servidas por todos los egresados de la UPR y del Recinto de Río Piedras, necesitan tener los recursos adecuados para continuar sirviendo y formando a los profesionales que necesita el País. El recorte de $94 millones decretado por la Junta de Control Fiscal, o el que ese dinero se destine a un uso restricto cuyo efecto neto es el mismo al del recorte, unido a los $68 millones adicionales que no se tendrían disponibles para la operación, sencillamente sería devastador. Urge una defensa colectiva de nuestra Universidad.
Solicitamos a la Junta de Control Fiscal una audiencia para la UPR y sus Recintos. En nuestro caso, en el Recinto de Río Piedras, escuchen a los profesores, investigadores y empleados que día a día hacen más con menos; escuchen los testimonios de las vidas que han sido transformadas por el poder de la educación; escuchen a nuestros estudiantes, sus necesidades, logros y metas; escuchen a las comunidades que servimos todos los días de manera silenciosa, con nuestros estudiantes, investigadores, profesores y empleados, en el caso de Derecho desde la Clínica de Asistencia Legal, el Centro Integral de Apoyo a Víctimas, el proyecto ADN Post Sentencia, y el UPR Resiliency Law Center, entre muchos otros centros de servicio gratuito de nuestro Recinto que han impactado miles de vidas.

No es solo no recortar lo ya anunciado: es asignar los recursos urgentemente necesarios en el contexto del nivel de pobreza de Puerto Rico, la abismal desigualdad económica y social, y del modelo universitario real que se ajusta a nuestra población. En el momento histórico que vive Puerto Rico todo el sistema educativo tiene que ser apoyado y fortalecido. La UPR sencillamente no puede ser la excepción.

Acceda a la noticia en el siguiente enlace: https://www.elnuevodia.com/opinion/punto-de-vista/es-urgente-defender-a-la-upr/?fbclid=IwAR0PIjU1b080sVwM7DziK2ML5E498pcpk2qwHr4shNuoLhha8UPvXkFup5Y

Share.

About Author