Historias de éxito Clase Lex 2018 (Parte V)

0

Los estudiantes de la Clase Lex 2018 de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico gozan de una diversidad de trasfondos e intereses que de seguro su aportación al País se dejará sentir muy pronto en muchos sectores de la sociedad puertorriqueña.

A continuación compartimos la historia de éxito de Iván Sánchez, Clase Lex 2018 donde nos cuenta sus retos, logros en la Escuela de Derecho, y sus metas futuras, y de los estudiantes de la Clínica Notarial 2017-2018.

Iván Sánchez estudió un bachillerato en Ciencias Políticas fuera de Puerto Rico pero uno de sus retos era estudiar en la Escuela de Derecho de la UPR donde sabía que iba a poder compartir con estudiantes de distintos trasfondos e intereses. En la Escuela de Derecho cumplió con sus expectativas y tuvo halagos para sus profesores a quienes considera que son los mejores y de la más alta calidad, comprometidos con la enseñanza y a crear la mejor clase de abogados de Puerto Rico.

Entre sus logros personales, participó en el Debate Miguel Velázquez en el año 2017 en representación de la Escuela y su experiencia fue inolvidable. Además ser parte de la Clínica Notarial ha sido una experiencia que mejor ha aprovechado, incluyendo el poder compartir con clientes y estudiantes a quienes considera colegas y futuros abogados. “Trabajar en equipo demuestra que podemos confiar en la dedicación de los compañeros, aunque haya sido distinto el nivel del individualismo que percibió entre los estudiantes de la Escuela”, dijo Sánchez al compartir su experiencia como estudiante.

De la Clínica Notarial con la profesora Lourdes Quintana comenta que como mentora, ella busca que cuando los estudiantes salgan de la Escuela tengan más que una experiencia. Con todo su entusiasmo, dio el paso extra, dándoles obligaciones porque sabía que sus estudiantes tienen la capacidad y podían hacer el trabajo. Para satisfacción propia, participó en uno de los casos más importantes de la Clínica Notarial que consistió en llevar un caso al Registro Demográfico para lograr que cuatro hermanas que llevaban apellidos distintos siendo hijas del mismo padre y madre, pudieran cambiarlos en sus respectivas y obtener nuevas actas de nacimiento. Desde que hizo la entrevista inicial, cuenta Iván, se interesaron y le dedicaron todo el tiempo necesario y en menos de un mes, aunque fue extenuante, se completó el proceso y la profesora Quintana pudo sellar el caso.

En su segundo año en la Escuela participó en la Revista Jurídica de la UPR como redactor digital y montando la plataforma digital. Presentó un análisis jurídico sobre la Junta de Control Fiscal; y otros sobre el Indulto, el Código Penal y la libertad de expresión respecto a las protestas. También fue Senior Editor del UPR Business Review. Entre sus planes está tomar la reválida de Puerto Rico y la federal; y la estatal de Nueva York y Florida.

CLINICA NOTARIAL 2017-2018 – AÑO DEL HURACÁN MARÍA

Durante este año académico en la Clínica de Asistencia Legal Notarial, los estudiantes y su mentora, la profesora Lourdes I. Quintana-Lloréns atendieron a más de 75 ciudadanos que visitaron la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico (UPR) solicitando orientación o servicios notariales, e impactaron a más de 100 personas en las visitas de campo realizadas.

Teniendo presente los más altos postulados deontológicos, los estudiantes entrevistaron a los potenciales clientes de la Clínica, se reunieron con funcionarios del Registro de la Propiedad, del Registro de Poderes y Testamentos, del Registro de Asuntos no Contenciosos ante Notario, del Registro Demográfico y la Oficina del Ministerio Público. Participaron de la charla impartida por la licenciada e ingeniera Lizandra Carrero Avilés, Especialista en Permisos de la Oficina de Gerencia de Permisos (OGPe) y visitaron la Oficina de Inspección de Notarías y el Archivo Notarial del Distrito de San Juan. Presentaron y discutieron con los representantes del Ministerio Público (Fiscales) el expediente y la prueba que requieren algunos asuntos de jurisdicción voluntaria atendidos en la Clínica.  De otra parte, la profesora Quintana expuso a los estudiantes al sistema de radicación electrónica notarial también conocido como REN.  Utilizaron el sistema de consulta y presentación del Registro Inmobiliario Digital del Estado Libre Asociado de Puerto Rico mejor conocido como Karibe para realizar estudios de título de forma presencial en diversas secciones del Registro.

Los participantes asistieron a la Profa. Quintana-Lloréns, en la autorización de aproximadamente 75 instrumentos públicos de diversa índole entre escrituras, actas notariales y declaraciones juradas. Algunos de ellos fueron sobre cancelación de hipoteca, repudiación de herencia, poder o mandato y actas de hogar seguro. También, los estudiantes incursionaron en los trámites de jurisdicción voluntaria al amparo de la Ley de Asuntos no Contenciosos ante Notario, particularmente, en trámites de un alto grado de complejidad como el cambio de nombre o apellido en las actas que obran en el Registro Demográfico. Además, participaron en la redacción de actas de notoriedad sobre Ad Perpetuam Rei Memoriam, cese y declaratorias de herederos.

También durante su año de Clínica, visitaron sectores menos privilegiados como Villas de Loíza en Canóvanas para brindar asistencia a los afectados por el huracán María y participaron del proyecto de asistencia legal gratuita en los centros de FEMA. Además, brindaron compañía y orientación sobre temas de testamentaría, declaración previa de voluntad o directrices anticipadas y la constitución de escritura de poder duradero a las personas de edad avanzada del Centro de Adultos Mayores de Puerto Nuevo en una colaboración con el Centro Integral de Apoyo a Víctimas. Prestaron apoyo a las Clínicas de Civil, Inmigración y Ética en casos relacionados con aspectos notariales, atendidos en la Clínica de Asistencia Legal de la UPR.

Entre otras anécdotas la profesora Quintana, cuenta que “en ocasión de citar a una cliente que no tenía dinero para transportarse a la Clínica, acordó con sus estudiantes que le dijeran a la cliente que pidiera el dinero a alguien de su confianza para pagar el ‘pasaje’ de la guagua ‘pisa y corre’ que la traería de Canóvanas a San Juan, y que ella se comprometía a  darle el dinero para que la clienta lo pudiera devolver a la persona que se lo hubiera prestado”.  Añadió que “al llegar al salón en la fecha y hora pautada, mis estudiantes ya habían hecho una colecta para regalarle a la cliente unos $100 para que pudiera comprar alimentos para ella y la madre encamada”.  “Luego, otro de los estudiantes, Héctor López Marcano organizó una colecta entre los estudiantes para brindarle ayuda a esa señora porque estaba viviendo en la marquesina de una casa con la mamá enferma quien a su vez, dormía en un catre’’. El estudiante consiguió ayuda del Municipio de Caguas como parte de sus gestiones para buscar ayudar a la clienta.

La Clínica Notarial tuvo un rol activo en la preparación de contratos de préstamo para organizaciones de base comunitaria o sin fines de lucro como Pathstone Community Development, Corp. y Taller Salud, Inc. que, como parte de un acuerdo colaborativo, mantiene la Escuela con la Fundación Comunitaria de Puerto Rico.

Por último, y no menos importante, asistieron a la Profa. Quintana-Lloréns en el trámite requerido para registrarse como celebrante en el Registro Demográfico y fueron testigos el 19 de mayo de 2018 de la unión en matrimonio de Lizvette Hernández Román y Guillermo Antonio Vargas Pérez.

Según la profesora Quintana, “los estudiantes trabajaron arduamente para atender satisfactoriamente las necesidades de los ciudadanos que requirieron los servicios de la Clínica Notarial literalmente ‘contra los vientos y la marea’ que trajo el huracán María”. Expresó que fue “una experiencia altamente gratificante para los doce (12) futuros notarios puntillosos y más aún, para la capitana del barco”, dijo como mentora de estos estudiantes. Añadió que “nuestra mejor paga, ha sido ver las lágrimas de emoción derramadas por algunos clientes, las palabras de profundo agradecimiento y sobre todo, la sonrisa dibujada en sus rostros al ver resueltos sus asuntos tras haber tocado varias puertas”. “Honestamente, trabajamos mucho pero no dejamos que nos traicionaran ni las inclemencias del tiempo, ni la fatiga producto del trabajo con ahínco, celo y cuidado….” y por eso, la profesora Quintana culmina este año con una expresión de satisfacción al decir “misión cumplida”.

Share.